La servidumbre política al desnudo

Etiquetas

, , ,

servidumbre-politicaPor su vigencia en intentar comprender nuestra precaria autonomía colectiva, si es que se le puede llamar tal en estos momentos, dejo por aquí este ensayo para 80 grados, publicado el 15 de abril de 2016.

“La concepción de soberanía de Schmitt no es pertinente por su idoneidad como propuesta política para una democracia (quien escribe se encuentra en las antípodas de la concepción jurídico-política de Schmitt), sino por su actualidad y utilidad ante lo que ocurre a nivel tanto estatal como internacional con nuestros Estados. El Estado de derecho debería hacerle frente a estos poderes con la legitimación de una ciudadanía informada, no de lacayo o marioneta a jornal. La subyugación material que ejercen estos poderes soberanos, sin embargo, estrangulan estas posibilidades contrahegemónicas de una manera realmente espeluznante. No obstante, está en los sectores políticos de un país idear estrategias y tácticas políticas contrahegemónicas que combatan el estado de excepción que desde hace décadas viene ganando terreno dentro de nuestros ordenamientos jurídicos. Las constituciones liberales y proteccionistas no se han podido defender políticamente ante las decisiones de aquellos soberanos que las suspenden para salvaguardar un sistema legal (especialmente el ámbito civil patrimonial privado) que perpetúa la desigualdad económica y la inequidad social. La despolitización de las constituciones, más aún, es la catapulta de su sentido y utilidad como herramienta política. De nada valen preceptos constitucionales progresistas si son suspendidos para salvaguardar las decisiones e intereses de soberanos que no emergieron de la voluntad popular mayoritaria. De poco vale una constitución estatal cuando los poderes soberanos no residen en quienes quedan facultados por esta para ejercer la gobernación de un Estado.

Sigue leyendo

Anuncios

Miseria crítica en la opinión pública

Etiquetas

, ,

Publico por aquí mi más reciente contribución a la revista digital 8o grados. Dejo una parte del texto colocada por aquí.

“Urge crear espacios alternativos que reten la influencia de medios de comunicación que mass-media-posterobstruyen y manipulan la libre información, que propician la falta de discusión sobre asuntos neurálgicos para la ciudadanía pero que podrían ser perjudiciales para los intereses de los regentes o representados por esos medios, que despolitizan con sus líneas editoriales asuntos altamente políticos que debieran ser objeto de escrutinio crítico continuo por parte de nuestra opinión pública. Urgen esos espacios –que no provendrán de los medios más influyentes en estos momentos- así como los y las agentes que individual o colectivamente impulsen una discusión que politice estos temas en nuestra esfera pública, que se exhiba la polémica informada, que se resalte la discrepancia, el desacuerdo. Especialmente agentes políticos con acciones verdaderamente contrahegemónicas que suplan una política actual que carece del más mínimo grado de oposición política. Urgen alternativas políticas estratégicas y valientes que se cimienten en dinámicas distintas de politizar estos asuntos pese al ataque frontal que recibirán por parte de los intereses particulares de medios de comunicación privados. Urge, además, la existencia verdadera de un sistema de comunicación público que propenda a la discusión política y no al mero entretenimiento como única apuesta lucrativa en el mercado de las comunicaciones.

Es normal que los y las que han sido críticos con estos procesos, como procede en una democracia más saludable, sientan que lo escrito, que lo pensado, que lo comunicado, fue una futilidad inmensa ante lo que ha sucedido en procesos como este. Es entendible perfectamente, como también es comprensible la reacción de frustración máxima que deben sentir grupos de ciudadanos y ciudadanas que enviaron oportuna y atinadamente una serie de preguntas para que se hicieran durante el proceso de vistas públicas sobre este nombramiento. Es evidente que la misérrima idea de democracia que comparte la mayoría de los agentes políticos en la Asamblea Legislativa dio la espalda a la participación ciudadana en un proceso tan importante como este. Es evidente, por tanto, que su legitimación no solo es cuestionable, sino prácticamente imposible con un proceder como ese. Ante ello, solo una opinión pública activa y dinámica podría intentar mitigar los daños de una democracia de élites cada vez más caracterizada por la desafección, por el desprecio a la ciudadanía en la discusión de asuntos políticos.”

¿Candidaturas de regeneración o modelos personalistas antiguos?

Etiquetas

,

Aunque tardíamente, comparto por este medio mi más reciente columnath en la revista digital 80 grados. El contexto no ha mutado demasiado desde aquel entonces.

“El sistema electoral liberal se cimienta, en parte, en un engaño práctico y material que llega a nuestros días como una posibilidad abierta para que cualquier persona ciudadana en un Estado democrático pueda aspirar a cualquier cargo público. Lo que ontológicamente podría parecernos plausible, fácticamente nos es desvelado como altamente improbable, por no decir prácticamente imposible. Los sectores dominantes de nuestros Estados, incluyendo a Puerto Rico con sus evidentes déficits democráticos formales, se han caracterizado por crear las condiciones propicias para la perpetuación de privilegios institucionales y patrimoniales mediante un marco político que desde hace tantos años podemos categorizar como de democracia de élites. Mediante un esquema electoral que limite drásticamente el surgimiento de sectores políticos como sujetos colectivos emergentes con presencia política institucional, los sectores dominantes se aseguran de blindar un tablero de juego en el que permiten, desarrollan y promueven una dinámica normalizada entre dos partidos políticos cuyos intereses tienden a coincidir –o al menos ser compatibles- con los intereses propios de aquellos. Es decir, fijan prospectivamente las normas del juego con el propósito de que, pese a la confianza de un sector importante de la población en que puede existir algo realmente novedoso, en realidad ningún agente político se salte las normas del tablero político y, por ende, afecte los intereses particulares de los agentes privados -pero dominantes- que permanecen tras bambalinas.

Sigue leyendo

Aporías éticas y sangrientas en las políticas de asilo, refugiados e inmigración

Etiquetas

, , , , , , ,

Los discursos sobre asilo y personas refugiadas que predominan hoy en la esfera pública de la Unión Europea no son mínimamente sostenibles entre sí. Por un lado, se pretende dar solución a un fenómeno humanitario de gran envergadura con herramientas jurídicas, políticas y fácticas inadecuadas para la complejidad del asunto. Por el otro, el discurso oficialista de la Unión y de países dominantes como Alemania pretenden crear un escenario de cumplimiento con la normativa internacional sobre Derecho de asilo y refugiados que contrasta negativamente con lo que sucede en la práctica. El fracaso de una política común de asilo, así como el incumplimiento craso de Estados sobre normativa internacional de derechos humanos básicos, crean un pandemonio para una crisis humanitaria que ahora es que está alertando a Europa, aún cuando era totalmente previsible lo que sucede hoy en sus fronteras tanto terrestres como marítimas. Contradicción de discursos; mezquindad en la práctica. Denunciable, y a la misma vez una oportunidad para crear políticas internacionales que no dependan de la “buena fe” de los Estados soberanos, sino que éstos queden atados al cumplimiento jurídico mínimo de derechos humanos básicos como los que hoy se violan a cada minuto con las políticas migratorias de Estados que suelen autodenominarse como cunas de civilización.

tom-puzzelAquí mi más reciente contribución a la revista digital 80 grados sobre el tópico de personas refugiadas, Derecho de asilo y migrantes económicos.

“Lo que ocurre hoy en Europa, aunque no solo en Europa se dan crisis de personas refugiadas ni de migrantes económicos en masa, como bien sabemos desde el continente americano, es inaceptable no meramente porque hay Estados soberanos que incumplen a perpetuidad con normativa tanto interna, supranacional como internacional. Es inaceptable por los argumentos ético-políticos que dirigentes nacionales y comunitarios esgrimen a bocajarro con el fin de justificar el cierre de fronteras y, así, el incumplir insensiblemente con las normativas de derechos humanos a la que se obligaron. Es inaceptable porque parten de reclamos excluyentes, en algunos casos abiertamente xenófobos, que descalifican cualquier tipo de seguridad jurídica en nuestra esfera de Derecho internacional público. Es inaceptable porque provocan que miles de personas repitan cíclicamente una tortuosa y cruenta travesía mientras luchaban por salir de las garras de la opresión, de la violencia extrema y de la miseria. Gobiernos europeos que se sienten apáticos ante el reconocimiento de su responsabilidad en los factores que generaron estas catástrofes, y cuya memoria histórica parece desvanecerse en las balas de goma, en las púas de las serpentinas, así como en los empujones y desprecio físico del día a día. Es inmoral, ilegítimo, ilegal y, sobre todo, extremadamente perverso. Al menos gran parte de la sociedad civil ha reaccionado, y mediante una autogestión realmente loable, han obligado a que los aletargados gobiernos comiencen a hacer algo”.

¿Opinión pública democrática o espectáculo mediático rentable?

Etiquetas

, , , ,

AquíMedia-Marionettes la más reciente columna publicada en la revista digital 80 grados.

“Los sectores dominantes han sido extremadamente sagaces para diversificar los dispositivos de poder hegemónico con el fin de perpetuar sus privilegios e impunidad; es hora de diversificar dispositivos alternativos que quiebren aquéllos por el bien de una política democrática dinámica y renovada que le sirva a esa gran masa de personas que tienen el poder para legitimar o no las normas que un sector privilegiado les impone y les hace creer que son naturalmente inevitables. Eso es falso, y deberíamos demostrarlo y, por ende, articularlo políticamente. Hagamos que la crisis sea del poder hegemónico dominante, y que no nos la impongan falaz e impunemente”.

Las tragedias del Mediterráneo, la responsabilidad internacional y el Derecho cosmopolita

Etiquetas

, , , ,

Comparto mi más reciente columna para la revista digital 80 grados. En nuestras manos se encuentra intentar impedir los factores más graves que son alimento para nuestras tragedias migratorias.

“El trayecto es sumamente largo, pero vale la pena reflexionar sobre otras dinámicas sociales y políticas que impidan al máximo posible las atrocidades que vemos todos los días no solo en el Mar Mediterráneo, sino en las incontables fronteras en las que personas son hasta asesinadas por haber nacido fuera de los límites nacionales de cierto estado probablemente más privilegiado. Para ello, el Derecho podría canalizar institucionalmente aquellos referentes normativos que rijan el mínimo a ser respetado para que cada individuo no sea tomado como un mero medio para la consecución de un fin, sino un fin en sí mismo. Además, para que las dinámicas internacionales se basen en una mayor integración y cohesión social que propicie la empatía entre ciudadanos ya no de cierto país solamente, sino verdaderamente cosmopolitas. Levantar fronteras para discriminar, para delimitar privilegios a partir de la lotería natural (haber nacido en este sitio y no en otro), para eximirse de responsabilidad con el otro u otra, es tan criminal como seguir perpetuando la violencia de la que somos tanto víctimas como victimarios. Todos y todas, en su conjunto como comunidad internacional, como personas”.

Derecho penal y exclusión social

Etiquetas

, , , ,

burdenComparto por aquí mi más reciente controbución a la revista 80 grados. Anejo un párrafo sobre el escrito que intenta resumir bastante de lo planteado en el mismo. Nuestras reformas penales, así como cualquier aprobación de leyes penales especiales o enmiendas a estas, deben tener como condición necesaria la apertura de procedimientos políticos inclusivos que posibiliten y propicien la participación ciudadana mediante dinámicas de deliberación que legitimen lo que hoy se realiza prácticamente de espaldas a la ciudadanía. Para ello, sin duda, es necesario un cambio drástico del paradigma de democracia de élite en el que vivimos, para movernos a una democracia cualitativamente más efectiva, justa y legítima como modelos de democracia deliberativa podrían posibilitar.

“Dirigirnos hacia una creación de normas penales –y nos solo penales, sin duda- en virtud de mecanismos deliberativos que integren cada vez más a los sectores sociales; que se basen en procesos sensibles hacia quienes han sido sistemáticamente marginados en sociedades estructuralmente tan desiguales, así como incentivar al máximo la participación activa principalmente de estos sectores en la creación de normas creo que sería un primer paso hacia un Derecho penal más equitativo y, sobre todo, legítimo. La crisis de legitimidad del Derecho penal en estos momentos es insostenible, por lo que es imperativo crear mecanismos políticos que puedan derrumbar al máximo esa alienación legal que existe entre amplios sectores sociales y la norma que es aprobada bajo el esquema de élite antes visto. Mantener el mismo modelo es continuar criminalizando la pobreza, la marginación, la carencia y la falta de privilegio socio-económico que cíclica y generacionalmente se transmite ante una sociedad cada vez más violenta tanto institucional como socialmente. Es imperdonable que continuemos con la misma dinámica perniciosa y execrable que ha convertido a nuestras cárceles en campos de concentración de sectores sistemáticamente discriminados”.

Empatía: piedra angular desaparecida en el debate sobre personas confinadas, penología y democracia.

Etiquetas

, ,

catmouse-empathyEs interesante notar cierto paralelismo entre la relación que mantenemos con otras especies animales y nuestras concepciones respecto a las personas que se encuentran confinadas en una institución penitenciaria. En el caso de las otras especies animales, el ser humano ha tendido a separarse drástica y absolutamente de cualquier condición animal posible. Esta falta de reconocimiento explícito sobre la animalidad intrínseca a la condición humana misma se ha caracterizado también por la acción antropocéntrica de atribuirle al ser humano capacidades, cualidades y valores propios de un ideal que se asemeja a la perfección, a lo “bueno”, a lo deseable. Mientras tanto, hemos execrado la bestialidad misma del homo sapiens sapiens y se la hemos atribuido totalmente -como si fuese un acto que parte de una irresoluble vergüenza humana- a las cientos de miles de especies animales que comparten nuestro entorno terrestre. Es hacia esa “otredad” que hemos desplazado aquello que nos recuerda lo “salvajes” que fuimos, lo “incivilizados”, lo bestiales y peligrosos que llegamos a ser durante una evolución natural que todavía seguimos tocando con las pinzas de prejuicio y el dogmatismo. Lamentablemente, esto nos lleva no sólo a despreciar ciegamente a un sinfín de especies animales que son objeto de dominación, violencia y desprecio mordaz por parte del ser humano, sino a no reconocernos como parte de un entorno natural que compartimos con animales a los cuales nos unen características intrínsecas a nuestra condición de animalidad misma. Falta, sin duda, empatía.

En el caso de las personas confinadas suele suceder algo bastante similar pero a partirempatia de un ejercicio de superioridad moral que se desarrolla miopemente. Hemos canalizado una cantidad sorprendente de agresividad y violencia social contra un colectivo diverso de personas que, al asumir el rol social de confinado o confinada, se convierten en una otredad asocial o enemiga de la sociedad. No sólo es el discurso paradigmático de la Política criminal que sigue abogando por la fracasada e hipócrita “guerra contra el crimen”, sino las concepciones básicas que provienen de nuestro imaginario social sobre las personas en confinamiento. A esas personas, aun sin conocerlas, les hemos atribuido las características más incivilizadas, violentas y execrables socialmente. Partimos, en vez de una superioridad de especie (especismo, para ser más específico), de una superioridad moral que cierra cualquier posibilidad empática con ese otro u otra que suele despolitizarse para ser sólo objeto de críticas y de violencia socialmente normalizada.

Sigue leyendo

Atentado al derecho al sufragio pasivo de las personas privadas de libertad

Etiquetas

, , , , ,

prisoner-voting-rightsRecientemente se aprobó expeditamente el Proyecto de la Cámara 1296 que pretende enmendar la Ley Electoral de Puerto Rico con el fin de eliminarle el derecho al sufragio pasivo universal a las personas convictas de delito. La medida intenta retrotraernos a la realidad política y electoral previo al año 1980, cuando se aprobó reconocer el derecho de toda persona confinada a ejercer el sufragio pasivo. En esencia, la medida pretende limitar aún más un derecho democrático elemental que es pieza angular y condición necesaria para el reconocimiento de una persona como sujeto político, como ciudadano o ciudadana. La medida se pasó mínimamente con 26 votos a favor y 20 en contra, y con las abstenciones (sorprendentes para varios y varias) de los representantes Luis Vega Ramos y Brenda López de Arrarás. Los representantes populares Manuel Natal Albelo y Luis Raúl Torres le votaron en contra, además de la mayoría de la delegación del Partido Nuevo Progresista.

Lamentablemente, los confinados y las confinadas siempre han sido caracterizados como un sector al que la mayoría de la población -y sus representantes políticos- suele desprestigiar descarnadamente, atribuirle características extremadamente repudiables y descargar un cúmulo insospechado de agresividad y violencia sobre ellos y ellas. El sector de personas privadas de libertad y bajo la custodia legal y física del Estado se ha configurado como un objeto de violencia y deprecio socialmente normalizado, un espacio en el que el imaginario social suele imputar y concentrar -usualmente para obviarlo en otros sectores- los peores males socialmente insoportables. A partir de este grave problema de prejuicios normalizados, no es de notar que un derecho tan fundamental en una democracia como lo es el sufragio pasivo se objeto de críticas inmediatas por amplios sectores de la población, y sea vinculado al cálculo de costos-beneficios electorales de nuestros representantes públicos. Esta vez no es la excepción, y hoy más cerca que nunca estamos a punto de dar un paso más hacia el empobrecimiento más drástico sobre nuestro sistema electoral y democrático.

Iraq Election Early Voting

Sigue leyendo

Nuestra decrépita democracia

Etiquetas

, ,

Compartoimages por aquí mi más reciente columna para la revista digital 80 grados. En un universo político que indigna por múltiples y legítimas razones, es hora de preguntarnos por qué no hemos realizado una escisión drástica en nuestras dinámicas políticas y modelo de democracia. Es imperativa una discusión seria sobre qué modelo de democracia queremos para un Puerto Rico cada vez más pobre, cada vez más desigual y, por tanto, cada vez más injusto. De seguir con las mismas dinámicas proselitistas y la misma prevalencia de una teoría elitista de la democracia como adalid de sistema de gobierno, probablemente jamás saldremos de la caída en picada de la que ya muchos y muchas estamos realmente hartos.